La Iluminación de Shakyamuni Buddha – Por Su Eminencia Chogye Trichen Rinpoche

Ahora la madre de Siddhartha Gautama hacía siete días que había muerto después de darle nacimiento, y renació en la tierra de los dioses, conocida como el ”reino de los treinta y tres”.

Ella, como deva de este reino, poseyó alguna clarividencia limitada, y fue capaz de ver que el hijo de su vida previa, Gautama, estaba pasando por grandes dificultades. Así, como esta Diosa, la misma Mayadevi, lloró por Siddharta, sus lágrimas cayeron milagrosamente desde el mundo celestial, formando una pequeña piscina en frente del meditador Buddha.

En respuesta a esto, el gran meditador Gautama rompió su silencio, justo una semana antes de lograr la iluminación.

Habló con tono tranquilizador a su madre, diciendo: “A pesar de que he pasado por estas prácticas ascéticas de inimaginable dificultad, todavía no he alcanzado mi meta. Tengo sólo una semana antes de alcanzar la iluminación. Entonces te devolveré tu amabilidad e iré a enseñarte en un futuro próximo”.

De esta forma, su madre fue la primera persona por la que Gautama rompió el voto de silencio, justo antes de alcanzar la iluminación. Completando sus seis años de meditación, Siddhartha se levantó de ese lugar, saliendo a pie de lo que vendría a ser conocido como Bodhgaya, el Asiento de Diamante.

Así llegó detrás del gran árbol Bodhi. Sabía que el asiento al que se aproximaba era, de hecho, el mismo lugar donde todos los Buddhas del pasado, tales como Krakuchandra, Kanakamuni, y Kasyapa, habían alcanzado la iluminación.

En la más profunda reverencia, Gautama se inclinó ante el asiento vajra y tomó su lugar sobre él, apoyando su espalda contra el árbol Bodhi. Sobre ese mismo trono de iluminación de los Buddhas del pasado, Siddharta repitió el acto más grande de toda la historia, el logro de la completa iluminación bajo el árbol Bodhi en Bodhgaya. Gautama había pasado seis años meditando en los bancos del Niranjana, y había llegado al Asiento de Diamante de Bodhgaya para finalizar su entrenamiento meditativo.

Entró de nuevo en meditación, sentado en la oscuridad de la noche de luna llena. Los terribles ejércitos de demonios de Mara y seres malignos pululaban sobre él en un frenesí de celos.

Le amenazaron con temibles apariciones, blandiendo armas terribles y arrojándole rabia y envidia. Estos demonios tenían un gran poder y eran capaces de destruir cualquier cosa en la se fijaran. Sin embargo, debido al invencible poder de meditación, compasión y amabilidad emanando de Siddhartha, no le pudieron derrotar.

Ahora, a sólo horas de lograr la iluminación, en una meditación de una estabilidad inexpugnable, transformó todo lo que le fue arrojado en flores celestiales. No sufrió siquiera el menor daño.

De esta forma, conquistando y subyugando todos los demonios de mara durante el período de crepúsculo en esa noche, continuó adelante, manteniéndose en el samadhi profundo de la meditación, durante la media noche. Finalmente, en la primera alba que siguió a esa noche de luna llena, obtuvo la completa y perfecta iluminación, samyak sambuddha.

Habiendo alcanzado la iluminación, Siddhartha Gautama, ahora el Buddha, entró dentro del más sublime e indescriptible estado de gozo y vacuidad, que es el estado iluminado. En este profundo estado dio origen a un gran deseo, pensando, “Qué maravilloso sería si todos los seres sintientes pudieran participar de esta realización, que es ahora la mía propia”.

(De “Una Introducción al Budismo”, Dada por Su Eminencia Chogye Trichen Rinpoche en Barcelona, España, en 2000).

Anuncios

Acerca de Sakya Gephel Ling

Sakya Gephel Ling es un Centro de Estudios del linaje Sakya del Budismo Tibetano ubicado en Barcelona. Ver todas las entradas de Sakya Gephel Ling

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: